27 nov. 2012

Lo mejor está todo por llegar

Este mes he estado algo ocupado y disperso, lo sé...pero como indica el título...lo mejor está todo por llegar. Mis clases finalizan la semana que viene, pero ya esta semana los exámenes integradores y finales van a terminar...así que la semana que viene va a ser mucho más light, y voy a tener tiempo para grabar el segundo episodio de Los Expedicionarios, a poco más de un mes del estreno del primero...

A la vez, la corrección del segundo libro también está por terminar y ya podría decirse que seguramente en el mes que viene seré capaz de publicarlo al igual que el primero, y subir a su vez los booktrailers pertinentes. Quiería contarles además, que también estuve trabajando un poco en "El Secreto del Espejo", historia que forma parte de mi proyecto Infinity, y a su vez avancé un poco más en "La Metrópolis Ingrávida y Otros Relatos", el proyecto recopilatorio de historias, de las cuales ya han leído un par en este blog.

Hay aún mucho por contar de mi parte y como dije...creo que lo mejor aún está por llegar. Eso no significa que eso que será mejor llegará en breve...solo que aún pueden esperarse historias más pensadas y mejor desarrolladas para venir en el futuro, ya sea cercano o lejano.

Pero bueno, en el verano ya verán algunas de esas historias salir a luz, pero para ello no falta tanto, tan solo algunas semanitas que tan rápido se pasan, así que a no desesperar, que por enésima y última vez...lo mejor está todo por llegar :)

Hasta muy pronto :D

11 nov. 2012

La Ciudad Gris (Pt. 1)

¡Buen día, Exploradores!

Me alegra venir hoy, a pesar del día algo nublado que hace, para poder compartir con ustedes un momento de lectura y espero que de entretenimiento también, al traerles, como había prometido, un fragmento de un nuevo proyecto que he comenzado para "La Metrópolis Ingrávida y Otros Relatos". Éste se llama "La Ciudad Gris", de la cual tengo más de 5500 palabras escritas y pensaba seguir un tanto más, por lo que deben saber que hay más de dónde salió este fragmento de apenas 1600 palabras. Trata de, como se irán dando cuenta, un viajero en el tiempo que cae misteriosamente en un futuro muy lejano, muy ajeno, en donde la humanidad es esclavizada y hay un grupo de rebeldes con los que chocará y aliará con los cuáles deberá intentar por todos los medios posibles de sobrevivir y seguir luchando contra las fuerzas que tienen de marionetas a la población humana de la Tierra. ¿Lograrán hacerlo?

He aquí la primera parte de lo que llamé "El Arribo", un primer capítulo de esta historia. Disfruten :)


LA CIUDAD GRIS - CAPÍTULO I - EL ARRIBO (PT. 1)


¿Qué tan a menudo viajamos a un tiempo distante, lejos en el futuro, y nos encontramos con que las cosas no han cambiado demasiado? Uno debe ir hacia una fecha o muy cercana…o muy lejana para encontrarse tal escenario. En este caso, el joven viajero eligió una época algo conflictiva y difícil para visitar, aunque ¿quiénes somos para decidir que nuestro presente es el mejor tiempo para vivir?
En fin, “la Ciudad Gris” en la que cayó varado por un capricho del destino era justamente eso: una metrópolis colorada en su totalidad entre los matices más monótonos y aburridos entre el blanco y el negro. Ese color era extremadamente cansador, agobiante…casi que hería los ojos de solo verlo. Pero a la gente que vivía allí no les pareció lo mismo, o al menos él así pudo observar. Todos caminaban iguales, de la misma forma y al mismo tiempo, y a nadie le parecía importar el hecho de que él, el único habitante en esa gran manzana del centro, fuese el único que no caminaba como los demás, ni respiraba al mismo tiempo que los demás, ni encajaba en ese mundo, en ese tiempo tan ajeno a él. Nadie siquiera pareció notar que hubiese aparecido en el medio de un oscuro callejón, aunque con la poca visibilidad que había debido a la niebla era extraño que pudiesen ver por dónde ir, menos verían su escandalosa entrada o oirían sus estrepitosas exclamaciones de asombro y locura con la música tan alta.
Por parlantes quizá ubicados en las azoteas de los edificios, sonaban ruidos. Él no pudo especificar que fueran necesariamente melodiosos, aunque seguían un ritmo y una composición premeditada, según pudo notar. La “música” no le fue de lo más placentera, pero para todos los habitantes al parecer sí, porque nadie se quejaba, nadie hablaba con nadie de lo fuerte que sonaba, ni les aparentaba molestar que fuese ruidosa, escandalosa, ajena y extraña pero a la vez…adictiva. Él aprendió durante su estadía a no hacerle caso, y hasta se descubrió por unos momentos moviendo su pie al ritmo de ella…y hasta pudo descubrir cuando volvió que era un género musical que ya existía en su presente, en nuestro presente, pero que tenía muy poca popularidad y se caracteriza por ser muy “underground” o de al menos haber sido así en sus inicios…aunque aún no debemos llegar a esa parte, lo siento, déjenme introducirme más en lo que sucedió cuando apenas él llegó. Cuando hubo caminado conmocionado hasta la calle y habiendo visto a todas las personas de la “Ciudad Gris” andando por las veredas a la misma velocidad, trasladando sus extraños vehículos voladores por encima de su cabeza mientras allá, metros más arriba, se perdían con la neblina, él dio lugar a su mente para que procesara la situación.
El viajero, tras un largo rato de estudiar todo a su lugar y no encontrar nada más que monotonía, gente que vestía el mismo color y los trajes exactamente iguales, finalmente se dio por vencido y decidió, para no llamar la atención, hacer lo mismo que todos los demás, ser parte de la masa, convertirse en nadie aunque fuese por un momento. Se paró junto a otro humano de accionar robótico y caminó junto a él sobre la acera por un largo tramo, sin separársele. Intentando mantener hasta la mirada fija como ellos también hacían, mantuvo su cabeza derecha y espió con sus ojos todo lo que sucedía a su alrededor. Al poco tiempo comenzó a caer en la cuenta del frío que hacía…seguramente la conmoción no lo había hecho fijarse en ese detalle, pero tras unos minutos no pudo evitar la necesidad urgente de frotarse sus brazos desnudos e intentar de respirar entre sus manos para que el aire que ingresase a sus pulmones no estuviese tan helado.
Al llegar a una esquina, quizás la tercera o cuarta que recorría, se fijó particularmente en un reloj gigante que colgaba desde algún lugar que no alcanzaba a ver debido a la densa nube blanca de humedad que abrazaba la ciudad. En un movimiento que lo sorprendió mucho, el humano a su lado miró el aparatito de su muñeca y comparó los dígitos blancos con su reproducción exacta en miniatura de los que tenía en su reloj de pulsera, y como si el solo gesto no lo hubiese destacado por ser el primero que el viajero veía en ese mundo haciendo algo distinto que el resto…
—Falta poco—se acercó para susurrarle. El otro se sobresaltó y lo miró con los ojos bien abiertos, a lo que su compañero solo le dijo—No hagas mucho escándalo, te van a oír…solo sigue caminando—terminó, haciendo que el viajero obedeciera. Los dos, siempre con el mismo grupo de gente detrás y delante, marcharon un largo trecho sin decir una palabra, aunque había uno que moría por hacerle preguntas y otros que morían por contestarle…pero ninguno podía.
—Dile a Dirección que se apresure y nos lleve a la base, llegó otro recluta…—se acercó el compañero del viajero al que tenía en frente para pasarle ese mensaje y que llegara hasta el que dirigía la tropa. En seguida, un grupo de diez personas dobló en una dirección contraria a la que todas las personas siguieron caminando, y todos ellos apretaron el paso. — ¡Quedan solo unos minutos, debemos actuar ahora o comenzará la música! —susurró, y comenzaron a escucharse otras voces pasando el mensaje.
Al cabo de unos segundos, el líder miró a un costado, luego al otro, luego atrás, luego adelante, y dijo muy silenciosamente algo para quien tenía en su espalda, y el mensaje comenzó a pasarse hasta el del reloj. Finalmente, el último mensajero habló: —Hoy hay más vigilancia, no podremos ir a la base, tenemos que esperar en la casa de un aliado hasta que se vayan los Recolectores. Dile a Comunicación que hable con el Ocultista y pida permiso—y el viajero, absorto entre códigos y mensajes inentendibles, vio como quien estaba a su derecha le pasó el mensaje con un final distinto.
— Hoy hay más vigilancia, no podremos ir a la base, tenemos que esperar en la casa de un aliado hasta que se vayan los Recolectores. Dice Dirección que hables con el Ocultista y pidas permiso.
Y él obedeció. Mientras alguna voz detrás de él hablaba por un pequeño aparato y alguien le respondía de igual manera, con susurros, el viajero miró alrededor buscando qué era “la vigilancia” o “los recolectores”, pero con sus ojos solo encontró calles cada vez menos habitadas, pues el líder los estaba alejando del centro, y más grupos de personas como ellos yendo de un lado a otro. Él suyo parecía ser el grupo más pequeño de apenas once integrantes, con uno de mayor rango que dirigía a los demás, y cinco parejas más, de las cuales él era el que estaba a la izquierda de la penúltima dupla. Era, además, según fue entendiendo conforme fue obteniendo información, el único grupo que ofrecía resistencia a “la música”, que aparentemente era un método hipnótico-controlador que utilizaban los mandamases de “los recolectores”.
A su lado, el joven de cabello corto y oscuro y ojos claros, miró su reloj y casi grita: la hora estaba a un paso de llegar…pronto los nuevos caerían en “el sueño” antes de que se los pudiera salvar. Es por eso que cuando él reveló lo poco que faltaba, todos comenzaron a correr, vigilando las esquinas antes de atravesarlas a paso fugaz, mientras cada vez se oía menos tumulto y la niebla de disolvía con timidez. Corrieron a trote veloz unas cuantas cuadras hasta que llegaron a una fábrica, por lo que parecía, o quizás un edificio abandonado y rompieron filas. Todos comenzaron a sonarse los huesos, a mover el cuello y tronarse los dedos, a alongar músculos y estirarse, mientras que uno de ellos golpeaba un vidrio y aguardaba impaciente, moviéndose, mirando hacia todos lados, la aceptación de la contraseña que había dado.
Cuando les permitieron el acceso, el viajero y sus diez acompañantes se metieron como balas en el interior del oscuro y frío edificio. No se veía nada, y había olor a humedad y a polvo por todas partes. Quien les atendió, sin embargo, el llamado “Ocultista”, los guió inmediatamente escaleras abajo a un sótano más acogedor y más iluminado. En éste habían dos personas más, uno avivando el fuego y otro espiando por una especie de telescopio submarino lo que ocurría en el exterior.
—Pasen, rápido—dijo el Ocultista, un hombre entrado en edad, de cabello canoso, anteojos redondos y barriga prominente. —Pónganse cómodos… ¿quieren café? —preguntó, sirviendo con el que avivaba el fuego el caliente elixir en tazas que pronto reconfortó a todos, incluyendo al viajero, los calmó y los dejó tranquilos, como si hubiesen bebido paz líquida o una poción revitalizante.
—Así que tenemos un nuevo recluta, ¿no es así? Ya era hora que apareciera uno por nuestra zona, que suerte tuviste, muchacho, de aparecer justo por donde el pelotón 35 merodeaba…no quiero ni imaginar lo que te hubiesen hecho si te encontraban… ¿cómo te llamas, hijo?
—Walter—respondió el viajero, tomando otro sorbo de café— ¿qué es todo esto, alguno me va a explicar…? No entiendo nada…
—Claro que sí, querido, pero debes tomártelo con calma porque sabemos que será demasiada información para que digieras sin masticarla primero. Toma tu tiempo, con tus pausas, con tus preguntas y nosotros responderemos todo lo que necesites saber
—Bueno…primero lo primero. ¿Dónde estoy? ¿Qué fecha es hoy? …¿Qué…qué es todo este lugar?
—Estás en… “la Ciudad Gris”...

(Continuará...)

8 nov. 2012

A no preocuparse...

A no preocuparse señoras y señores...¡¡porque ya falta muy poquito para que termine de corregir el segundo libro de mi saga, "Los Exploradores del Tiempo y el Príncipe de Saturno"!!

Cuando termine, como prometí, el libro va a ser lanzado a la web en los mismos formatos por los cuales fue lanzado el primero: a través de Potterfics, Bubok Argentina, Los Exploradores del Tiempo y "Me Gusta Escribir". Además, publicaré sus respectivos booktrailers y pronto comenzaré a intentar hacer llegar mis libros a algunas editoriales que tengo en mente...aunque la verdad con cualquiera que se interese me encantaría publicarlo :D

También, de paso, les quería contar que ya estoy trabajando en el nuevo episodio de la radio online de Los Exploradores del Tiempo, llamada "Los Expedicionarios". Les dejo un pequeño avance de lo que tendrán en esta segunda emisión: pienso hacer una crítica de una serie web de ciencia ficción argentina, pero que a la vez es cómica y muy entretenida y promete seguir siendo muy buena como lo ha sido este año. Trata sobre viajes en el tiempo y los problemas que se producen en la continuidad del espacio-tiempo cuando el personaje principal, en sus locos y divertidos viajes realizados con una máquina inventada por él mismo, interfiere en los sucesos pasados de su vida o la de sus seres queridos y termina causando aún más estragos y catástrofes con hilarantes consecuencias.

Y bueno, hay mucho más por venir. Los relatos que pienso compilar en eso que pensaba llamar "La Metrópolis Ingrávida y Otros Relatos", se me están acumulando y la verdad es que varios de ellos me han gustado mucho y es por eso que he decidido publicarlos en ésta página, pero seguiré escribiéndolos y creando más para así poder tener mucho material cuando decida juntarlos todos en ese libro de relatos que me gustaría mucho tener.

Estén atentos porque en el fin de semana voy a estar publicando un fragmento de un nuevo relato llamado "La Ciudad Gris", que me ha gustado muchísimo escribir y bueno...me encantará poder compartirlo con ustedes...así que bueno, en fin, por ahora, esas son todas las novedades que les traigo. Disculpen el haber estado ausente estos días, sucede que ha sido mi cumpleaños y he tenido que organizar la fiesta, he recibido mucha gente, he tenido que preparar mucha comida...a la vez que, bueno, he tenido varios exámenes en estos últimos días también así que...sepan disculpar pero sepan también que ya estoy disponible a tiempo completo y que seguiré trabajando más y más en mis proyectos para lograr que crezcan.

Me voy sin más...esperen al fin de semana y traeré más para leer
Hasta entonces :D